Escapadas por el mundo, Eslovenia

El castillo de Predjama y su Robin Hood esloveno

15 septiembre, 2015
Vista panorámica del Castillo de Predjama
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

No hay castillo sin leyenda y Eslovenia no podía ser menos. La leyenda de Erasmo Lueger, el Robin Hood esloveno,  vive a cobijo del impresionante castillo de Predjama, enclavado en una gruta natural con la que se comunica. La visita a esta fortaleza es una de las paradas imprescindibles si viajas a Eslovenia. Y si es verano podrás disfrutar de los torneos medievales que organizan.

Pasadizo interior del castillo de Predjama

Vista del pasadizo interior que une el castillo con la parte más alta de la gruta.

 

Castillo de Predjama

El castillo de Predjama es un fortín con un precipicio de más de 120 metros sobre el río Lovka. Se encuentra en el sudoeste de Eslovenia y su primera construcción data del siglo III pero su apariencia actual es fruto de los anexos posteriores construidos hasta el siglo XVI. Un escudo en relieve y los trazos coloristas del estandarte dinástico adornan su fachada; además de un foso con su puente levadizo. Sin embargo, su peculiaridad reside en una simbiosis perfecta con una inmensa gruta que cobija y amplía las instalaciones del castillo.

Paredes de la gruta y el castillo

Detalle de una de las uniones entre las paredes del castillo y la gruta.

Las dependencias del castillo son de estilo medieval y se encuentran en buen estado. La cocina aún conserva  una fresquera que se empleaba como nevera natural para conservar los alimentos.  Sin embargo, lo más fascinante es adentrarse en la gruta. Allí construyeron un sistema de recogida de agua de lluvia que se repartía por todo el castillo a través de canaletas. De esta forma, se abastecían con agua de lluvia y evitaban un posible envenenamiento enemigo si recogían agua del río.

La gruta además de proteger el castillo de Predjama en su parte posterior y conformar algunas de sus dependencias; contaba con una salida al lejano valle de Vipava a través de intrincadas galerías. Se trataba de un itinerario secreto que permitía el abastecimiento de alimentos a los habitantes del castillo cuando éste sufría un asedio.

Techo del exterior de la gruta visto desde abajo

Vista del techo exterior de la gruta y del estandarte desde el interior del castillo.

Erasmo de Predjama: el Robin Hood esloveno

La leyenda de Erasmo de Predjama, como la de Robin Hood, comienza con una injusticia por parte de los poderosos reinantes. Durante la segunda mitad del siglo XV en una disputa de poderes, Erasmo luchó a favor del rey Matthias Corvinus de Hungría y en contra del emperador austríaco Federico III. Éste ordenó decapitar injustamente a un amigo de Erasmo, quien se vengó matando a un pariente del emperador.

Erasmo tuvo que huir y encontró refugio en el castillo de Predjama. Desafió la autoridad de Federico III asaltando sus caravanas de comerciantes.  El emperador ordenó encontrarlo y matarlo. Durante un año y un día el castillo de Predjama, con Erasmo dentro, fue asediado sin éxito. El fortín situado a 120 metros de altura y con la espalda cubierta por la gruta natural era inexpugnable. El ejército enemigo no entendía su resistencia y estaba desesperado.

Por si fuera poco, Erasmo arrojaba piezas de carne y cerezas al ejército asediador. Esto último era lo que más descolocaba a sus enemigos. Éstos desconocían la salida secreta del castillo de Predjama al lejano valle de Vipava, donde ya florecían las cerezas; para las que aún no era temporada en el exterior del fortín donde acampaba el enemigo. Así que la única explicación que encontraban era que ese castillo en la gruta era la guarida del diablo.

Vista desde el interior del castillo

Vista panorámica del lugar donde se celebran los torneos medievales.

Sin embargo, Erasmo acabó muriendo a manos de sus enemigos aunque éstos no pudieron asaltar el castillo. Fue la traición de uno de sus sirvientes la que lo mató. Una noche que Erasmo se dirigió, como relató Valvasor, “al lugar al que ni el sultán turco puede mandar a su representante”, el sirviente encendió una antorcha indicando su ubicación, que no era otra que las letrinas. Éstas se encontraban en la parte más expuesta del castillo y por tanto, más vulnerable. El ejército disparó varios cañonazos que acabaron con su vida de forma fulminante. Así murió el llamado Robin Hood de Eslovenia. Un asco de muerte en todos los sentidos.

Erasmo de Predjama fue enterrado bajo el actual aparcamiento, cerca de una pequeña iglesia. Junto a su tumba crece un tilo que plantó su novia para recordarle.

VOCES FANTASMAGÓRICAS

Las auto-guías que facilitan en el castillo aseguran que son muchos los que han oído por la noche los lamentos de los presos que fueron torturados y murieron en el castillo. No se sabe si esto forma parte de alguna estrategia de marketing para atraer más visitas. Lo cierto es que la majestuosidad y originalidad del castillo de Predjiama, en el que se mezclan paredes artificiales con recovecos naturales, no necesita más excusas para visitarlo. Un plan perfecto para ir con amigos, con niños o en pareja.

Si estás pensando en ir a conocerlo no te pierdas estos 6 consejos básicos para no perder tu maleta y evitar robos.

Más información: Castillo de Predjama-Eslovenia

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

No hay comentarios

¿Quieres comentar algo?